¿POR QUÉ ERES ZURDO?

Blog de Noticias

¿POR QUÉ ERES ZURDO?

8 junio, 2018 Cultura 0

¿Por qué eres zurdo?

Ser zurdo no es tan fácil como nos lo hacen ver. Debemos aprender a utilizar objeto que están diseñados básicamente para las personas diestras, bien sea abrelatas, tijeras, o libretas con espiral. Cada persona con este fenotipo minoritario debe adaptarse a cada uno de estos factores, e incluso a las constantes preguntas de ¿por qué eres zurdo? Las cuales son algo irritantes. Pero tranquilo, esos malos ratos ya pasaron, ya que, la comunidad científica descubrió a qué se debe la tendencia natural del lado izquierdo.

Probablemente sigas haciendo las mismas preguntas repetidas veces, ¿los hemisferios cerebrales son los culpables? ¿padezco de una condición extraña? Tranquilo que no, no es así.

¿Cómo se desarrolla la zurdera?

Antes que nada, debemos aclarar que el culpable de la persona zurda no es el cerebro. Las personas que utilizan el lado izquierdo o derecho del cuerpo, ya es una tendencia que se define antes de nacer. Esto lo podemos observar fácilmente a través de un eco; el feto podría estarse chupando el pulgar bien sea derecho o izquierdo.

Hasta hace unos años se creía que, durante la gestación, el feto podría desarrollar con mayor facilidad un hemisferio del cerebro, lo que podría determinar su tendencia natural. Sin embargo, grandes investigadores rechazaron completamente esta teoría, ya que, a través de diversos estudios, demostraron que la zurdera podría desarrollarse a través de la médula espinal y no del cerebro.

Se dice que los genes de la médula espinal podrían estar desproporcionados, es decir, puede que tengan mayor movilidad en alguno de los dos lados del cuerpo. Debemos recordar que, este tejido tiene la capacidad de llevar todas las sensaciones del cuerpo desde el encéfalo hasta el resto del cuerpo. Así mismo, debe enviar impulsos nerviosos para que el cerebro le de ordenes al resto del cuerpo para que realicen diversas acciones.

Por esta razón, las personas pueden llegar a ser zurdas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *